Los cojines son unos de los elementos decorativos que más personalidad aportan a cualquiera de las estancias en las que se sitúen.

hacer-cojines216.jpg¿Sabías que antiguamente, los almohadones o cojines eran de uso exclusivo de las clases altas? Por ello, podemos hacer que sea una pieza única y sofisticada para nuestra casa.

Antes de comenzar con el tutorial para aprender a hacer un cojín te contamos de qué partes consta un cojín: el relleno, una funda interior y una funda exterior.

- El relleno puede ser de una gran variedad de materiales blandos (algodón, plumas, lana, etc.), que son los que permiten que tenga esa consistencia y, a su vez, resulten tan cómodos.

-La funda interior consiste en una tela fina, que normalmente es de algodón y que recubre el relleno.

- La funda exterior es la parte más decorativa de todo el cojín ya que es la única que se ve.

 

Teniendo en cuenta estas tres partes del cojín podemos imaginar la infinidad de diseños de cojines que pueden realizar. Podemos relacionarlos con dibujos o texturas que nos sirvan para acomodarnos hasta crear figuras que se asemejen a objetos reales. Toma nota de cómo se hace un cojín.

 

Cómo hacer cojines, paso a paso hacer-cojines.jpg

Comencemos por lo más sencillo. Un cojín cuadrado es muy sencillo de hacer ya que las medidas que hemos de cortar en las telas son la mismas para todas. Ya que la forma es de las más simples que podamos encontrar, para hacer un cojín cuadrado, deberíamos centrarnos más en el diseño para conseguir un artículo llamativo que destaque por sus colores y por sus dibujos.

 

Paso 1: Seleccionar una tela bonita en la que plasmemos nuestro diseño ya sea con técnicas como el patchwork, pintura para tela, bordados, etc.

Paso 2: Después, cosemos el cojín por tres lados, introducimos el relleno (preferiblemente con la funda interior de la que hablábamos antes) y, finalmente, cosemos el lado que falta.

Cómo hacer cojines redondos

 

Los cojines redondos nos ayudan a decorar los salones o habitaciones donde decidamos colocarlos. Aportan dinamismo y movimiento. Están menos vistos que los cuadrados o que los rectangulares y tienen una elaboración muy sencilla.

 

Paso 1: Cortar una tela de manera rectangular, coser los lados más estrechos y, a continuación, uno de los lados largos con un dobladillo para evitar que se deshilache

Paso 2: Rellenar el cojín y cose el otro lado con hilo fuerte. Para tapar los hilos puedes poner un botón o cualquier otro elemento decorativo que se te ocurra.

Nos interesa tu opinión, cuéntanos qué dudas de costura tienes.

Y además…

Ana Palicio
19/01/2012
Comentarios
Añadir nuevo
+/-
Agrega tu comentario
Tu nombre:
Tu dirección de correo:
 
Título:
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.