Cada vez más personas deciden reformar su casa con cerámica.

suelos-ceramica.jpgLa cerámica se ha convertido en un verdadero aliado para aquellos que quieren reformar su casa. Sus colores, motivos, acabados, etc. se adaptan a cualquier decoración consiguiendo el estilo más adecuado para cada persona. Algunos de estos ejemplos te servirán para evidenciar las múltiples posibilidades que este material ofrece en los diferentes espacios de la casa. Pero antes vamos explicar cómo se debe instalar un suelo de baldosas de cerámica.

La idea principal es que los suelos de baldosas cerámicas que se instalan en seco, con un sistema de clic y sin necesidad de pegarlos con cemento-cola ni de rellenar las juntas.

Una de las principales características que diferencia este sistema del alicatado tradicional es la posibilidad de reutilizar el material, incluso aunque haya sido instalado. Al no usar cemento ni mortero, las piezas se recuperan como si fueran una especie de puzzle y se pueden volver a colocar en otra estancia.

Las baldosas son similares a las de toda la vida; de material cerámico, con lo que aportan la misma calidad al tacto y a la vista que por ejemplo los suelos de gres. Pero en lugar de tener que acudir al albañil para que nos las coloque, lo podemos hacer nosotros mismos sin ninguna complicación.

Materiales necesarios

 

Las herramientas necesarias son simplemente un nivel de burbuja, un cortador de cerámica y un mazo de goma. Las baldosas se pueden colocar directamente sobre un suelo ya nivelado, o bien extender una lámina acústica; en este caso, la cara de caucho deberá estar situada hacia arriba.

La baldosas constan de tres partes: la pieza en sí hecha de cerámica, la base plástica pegada a la cara posterior de ésta y una regleta perimetral que se encaja a dicha base, simplemente ejerciendo presión.

Suelos de cerámicadecoracion-ceramica.jpg

A continuación hay que comprobar que el suelo está perfectamente nivelado; si no es así, tendremos que verter un mortero autonivelante y dejarlo secar, lo que complicará un poco las cosas.

En caso contrario, ya podemos ponernos manos a la obra. Es recomendable colocar la primera baldosa entera en un ángulo perfectamente recto de la habitación. La pondremos directamente sobre el suelo y después colocaremos la siguiente baldosa junto a ella. Hay que ejercer una ligera presión para que las regletas encajen. Y de esta forma seguiremos poniendo el resto de las piezas, hasta completar todo el suelo.

Cómo colocar piezas en esquinas

Es muy probable que tengamos que cortar algunas piezas para encajarlas en rincones y esquinas, y para terminar el trabajo. Esto se hace simplemente con un cortador de cerámica o una amoladora. Para las últimas filas, probablemente haya que presionar las baldosas con un mazo de goma para que encajen en su lugar. Existen también piezas rectangulares para realizar rodapiés, que se colocan simplemente pegándolas en la pared con un adhesivo de montaje o con cemento-cola al uso.

Y si se rompe alguna pieza

En caso de que se produzca una rotura, al igual que ocurre con el alicatado tradicional, basta con retirar la pieza dañada y colocar una nueva en su lugar. Para ello, se corta el machihembrado y se sustituye la baldosa.

 

Y además...

Antes de reformar la casa: unos consejos

Cómo montar una estantería

Cómo una mesa vitrina

Cómo crear una estantería cubo

 

 

Ana Palicio
Comentarios
Añadir nuevo
+/-
Agrega tu comentario
Tu nombre:
Tu dirección de correo:
 
Título:
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.